Cientos de trabajadores de almacenes y sus seguidores dieron sus últimos pasos por el centro de Los Ángeles después de caminar 50 millas desde Inland Empire en busca de trabajos seguros.